Dekada-August

Y así terminaba Agosto de 2016. Priscilla y Ewelina se iban ese finde, y a su vez llegaba la boda de Vitek.

Ningún amor ese Verano. Ningunos nervios.

Algo parecía que no terminaba de latir en su corazón. Y ya habian pasado unos cuantos veranos así. Algo había que cambiar.

Mientras pensaba esto, en este verano que no había parecido tal, trabajando en la oficina (salvo esas dos semanas eternas en Villanueva), y los otros que tampoco habían parecido tal, le quedaba un poco de agua en el vaso. Y pensó en todas las veces que, al releerse en sus diarios, sonreía por lo ingenuo que había sido al no darse cuenta de lo que le estaba a punto de pasar.

“Seguro que pasa algo”. Y sonrió.

Anuncios

A bunch of Thursdays

“ Life has to be a little nuts sometimes. Otherwise it’s just a bunch of Thursdays strung together.”

Rumor Has It, 2005. Rob Reiner. 

descarga.jpg

 

A bunch of Thursdays strung together. Life would be just that, if we can´t handle to do something crazy sometimes.

Against common thinking, that crazy acts are not out of the mapped way. It is exactly what our society calls for. What we all do, our occidental culture. Work in something that doesn´t fit you from Monday to Friday, promote, earn money, and then enjoy your weekend. Work in something that doesn´t fit you from your twenties to your sixties, promote, earn money, and one day, make a crazy thing. A rash, a trip, a romance. And that´s all.

I prefer to have a big bunch of Thursdays strung together. But a bunch of true Thursdays. Thursdays of passion, work and break times, and company with others, of reading, sport and sun, of friends and family. And then, a big bunch of Fridays, of Satudarys and every other day of the week. Not to be chained to that Monday-to-Friday of suffering, and Saturday-Sunday of alcohol. To live my life as a continuum, as a pleasant whole, to be conscious, to do what I want, and to have time for it. Not to live as a slave of my own time, but instead to own it, to savor, enjoy and spend it with others, from Monday to Sunday.

To live a fullfilling life, all the das of my life. To fight for it.

 

 

Un puñado de lunes

“La vida debe ser una locura, si no se reduciría todo a un puñado enorme de lunes.”

Rumor Has It, 2005. Rob Reiner. 

descarga.jpg

Un enorme puñado de lunes.  La vida se reduciría a eso, si no hacemos de ella una locura.

Paradójicamente, hacer esa locura no es algo fuera de guión. Es exactamente lo que nuestra sociedad nos pide. Lo que hacemos todos, nuestra cultura occidental. Trabaja en algo que no te gusta de lunes a viernes, asciende, gana dinero, y el fin de semana…disfruta. Trabaja en algo que no te gusta de los 20 a los 65, asciende, gana dinero, y un dia..haz una locura. Una locura, un viaje, un amante. Y ya.

Yo prefiero tener un enorme puñado de lunes. Pero de lunes verdaderos. De lunes de ilusión, de trabajo, de descanso, de compañía, de lectura, de deporte, de sol, de amigos y de familia. Y después, otro enorme puñado de martes, y de miércoles, y de todos los días de la semana. No estar atado a ese lunes-viernes de sufrimiento, y sábado-domingo de alcohol. Vivir mi vida como un continuum, como un todo agradable, ser consciente, hacer lo que me gusta, y tener tiempo. No vivir esclavo de mi tiempo, sino poseerlo, saborearlo, disfrutarlo, gastarlo con otros, de lunes a domingo.

Vivir una vida plena, todos los días de mi vida. Luchar por eso.

Sobre la voluntad y nuestra naturaleza

Me he sorprendido esta noche pensando cuán importante es, o deja de ser, la voluntad de uno mismo, al pensar, no se por qué casualidad, en mi tío Marcos. No he podido evitar levantarme de la cama y escribirlo. (Mientras se encendía el ordenador, trasteando las cosas que tengo en mi cuarto, he recordado que escribí sobre esto no hace mucho en mi diario amarillo. Y he sentido mi vida como cíclica, que le doy vueltas periódicamente a lo mismo. En la página anterior a esta en la que hablaba sobre la voluntad, estaba escrita una lista de ONGs para hacer voluntariado, idea que justo me estoy planteando de nuevo estos días. Me siento viejo, y tengo 24 años)

Mi tío Marcos representa para mi una falta de voluntad absoluta. No lo conozco lo suficiente para asegurar esto tan tajantemente, pero así lo creo. De joven, mi tío Marcos era guapo, guapísimo, y muy atlético. Debía ser el chico con el que todas soñaban. De su mujer, sólo se que acabaron divorciados muy malamente, con acusación de malos tratos o algo así, de lo que mi tío salió inocente por completo. Esto me hace pensar si la voluntad se pierde con los traspiés de la vida.

Sus dos hijas no son de mi mismo mundo, por así decirlo. La mayor quizá más. Se casó con el típico bajito mazado, que vivía por y para el gimnasio, muy molón. Un día la dejó. Ahora ha encontrado otro chico (parece mucho mas formalote), y después de unos años han tenido un hijo. Los veo felices. Su segunda hija, de casi mi misma edad, sólo un año menor, es muy distinta a mí. Malcriada, superficial, preocupada por el dinero y por parecer. Es simpática conmigo. Mi tío no debió cuidarse bastante de no regalar todo capricho a mi prima.

Mi tío Marcos está gordo. Fuma. Se queja de que no tiene dinero. Ha tenido algunos sustos de salud, y después de advertirle el médico de que deje de fumar, lo sigue haciendo. Se le ve degradado. Me quiere mucho.

La gran suerte de su vida ha sido, sin ninguna duda, su segunda mujer, Amparo.  Amparo apareció en su vida y le ha dado su tercera hija: una niña guapísima, educada, agradable. Hace ballet. Tímida. Amparo trabaja en una ciudad distinta de Valladolid, y se que se hace grandes viajes para pasar el máximo tiempo con él. Amparo es genial: es atenta, es educada, amable, se desvive por él y por nosotros, su familia política, mucho más que él. Es la primera en organizar quedadas de toda la familia, en cocinar, en viajar para poder estar, en escribir en el grupo de Whatsapp de la familia, en estar atenta a todo y a todos. Es un tesoro de mujer.

¿Por qué tiene mi tío Marcos a mi tía Amparo en su vida? Puede ser suerte. Sin duda hay un altísimo componente de suerte. Pero ¿es sólo suerte? ¿o algo ha ayudado? De alguna forma la pregunta es, ¿se merece mi tío a mi tía? ¿Es justo que la tenga a su lado? ¿quién se merece lo mejor, y quién no?

La voluntad es aquello que va más allá de nuestra naturaleza animal. Es lo que nos hace Hombres. Los animales tienen también sentimientos, sienten compasión muchos, y amor, por supuesto, para que sobreviva la especie. Por más únicos que nos creamos cuando nos enamoramos, esto ha pasado siempre, en todas las especies, de forma más o menos consciente.

Pero la voluntad va más allá de mi cualidad animal. No es una necesidad biológica. La voluntad nace del deseo. Yo quiero, que decía el León de Nietzsche. Es esa cualidad necesaria para el éxito, que dice Felix Rodriguez de la Fuente, aunque él lo llama concentración. El éxito, conseguir lo que quiero. La voluntad: orientar deliberadamente mi conducta para conseguir aquello que quiero. Por encima de mis apetencias del momento. Por encima de otras necesidades. Tener más o menos voluntad, decimos que es saber anteponer antes más o menos obstáculos el camino de nuestras acciones.

Esto es lo que pienso. Por eso me llama tanto la atención cuando encuentro historias en las que no veo voluntad, y veo éxito. Quizá es que aún no sepa ver bien. Quizá tenga que mirar más. Pero hay gente que simplemente se encuentra con el éxito, sin luchar por él. Y el caso más clamoroso de esto es el atractivo físico.

El atractivo físico es una cualidad que brinda infinidad de oportunidades. No quiero decir que lo dé todo, por supuesto que no, aunque de mucho. Quiero decir que brinda la posibilidad de optar a mucho. De optar, quizá, a lo más importante: el cariño inmediato de los demás. Y con esto, como incluimos ambos sexos, estamos hablando también del sexo opuesto: gustar. Que injusto!

Sin haber hecho nada. Sin haber luchado por ello. Se recibe, simplemente. Luego todo se complica mucho más, por supuesto. Pero basta con no ser excesivamente capullo, creo, para ser perfecto a ojos de cualquiera, si se es guapo. O guapa. Con tener un mínimo de educación, de inteligencia y de cultura. Para conquistar corazones. Y para conquistar todo tipo de corazones, sin tener en cuenta edad, sexo, raza, nivel económico o cultural. Una cara bonita, una sonrisa, unos ojos, conquistan a cualquiera. A ellos y a ellas.

Voluntad VS Herencia Genética. Sigo creyendo en la voluntad. En el Hombre.

Como segundo y ya ultimo ejemplo, mi amigo Saul. Dado a beber cada vez más. Incapaz de controlarse. Con problemas en casa, sí..todo va unido. Pero sin voluntad. Nula. Sin capacidad de sacrificio. Sin voluntad para ponerse a estudiar en serio. Hace unos meses era un desastre su situación: no salía con nosotros, sus amigos, no sabíamos por qué. Luego nos contó que fue porque le paró la policía y tuvo problemas, y se asustó. Hablamos del tema de la bebida. Estuvimos con él, y ya bien. Y ahora, asi como muy derrepente, resulta que conoce a una chica, y se pilla por ella. Y el tener novia hace que tenga más confianza ahora, y él, que siempre le hemos llamado acosador, que no se cúantas chicas le pueden haber bloqueado en facebook, que liga lo justo, como yo, pero con muy muy feas, como la última, que sabe todos los nombres de chicas de Valladolid de casi desesperación….ahora, resulta que está bueno! Que vamos a una discoteca y chicas guapisimas le entran. A él. Que informer uva dice que está bueno. Que esta en racha vaya. Es increible.

Otro caso podría ser Marta. Marta, que tanto admiré, que es verdad que es o pretende ser buena.. Todo su éxito se debe a su físico. Por entero. Social y creo que laboral. Ese poder que tienen las chicas guapas, jóvenes y delgadas sobre el resto de la humanidad. Ese poder. Esa admiración. Y tiene amigos, muchos y muy buenos, porque es buena. No porque este buena. Me refiero al éxito de gustar. A todos.

Quizá todo esto te lo tengan que enseñar desde pequeño.. Si, supongo que si. Es una suerte, que agradezco a mis padres. Se lo debo a ellos. Espero, sinceramente, desarrollar mi voluntad. Sé que muchas veces pierdo la constancia. Que me da pereza, y dejo de hacer las rutinas diarias que me propongo. De hecho me ha pasado siempre. Pero basta con querer algo de verdad para conseguirlo. Y motivación, claro. Nadie es tan fuerte para que su voluntad lo lleve todo el camino. Necesitamos de los demas, por su puesto.

Soy consciente de que la voluntad no es todo o nada. Y que un exceso tampoco es bueno; te hace frío, calculador, estricto (la amiga de Marta, Sil, o mi amigo Imanel). Y soy consciente que ante un golpe de la vida, por más voluntad que tengas te vienes abajo. Y por muchos, pierdes la fé en mejorar, y te resignas.

Pero no se..la voluntad de uno, ¿la decide uno?

Espero realizarme en esta vida, esforzarme y trabajar en aquello que me apasione, y que sirva de alguna forma a los demás, y espero tener voluntad para alcanzar mis metas. Aunque muchas veces, irónicamente, esas metas no sean otras sino aquellas que brinda, precisamente, el opuesto a la voluntad: ser guapo.

Buenas noches, quien quiera que lea esto alguna vez.